Inicio | Volver

POETAS EN LA RED

SÓLO EN EL SABE ES LIBRE, Y MÁS LIBRE EL QUE MÁS SABE...

Articles

NOTICIAS & NEW

Diego Pedrosa

RUBÉN LÓPEZ SÁNCHEZ

Inmigración

Mire, me va a acusar de ser facha por lo que voy a contarle, lo advierto, lo prevengo. Sepa que me la trae al pairo. Llámeme fascista, lo acepto. Le voy a contar lo que pienso. Mire, el inmigrante que salta la verja, paga a la mafia por un lugar en una embarcación de mala muerte, el que se juega la vida, el que abandona a su familia para no volver a verla, no crea que es por el buenismo imperante en esta sociedad de ver al pobrecito inmigrante que viene escapando del hambre. Salvo cuatro subsaharianos, en los que se da el caso, el resto son milongas. Mire, el inmigrante viene porque aquí sin papeles tiene sanidad, derechos, coche, bebida, prostitución, dinero, portátil, música y vicios para aburrir. ¿Sabe que en Marruecos trabajando de sol a sol un jornalero apenas tiene para gastos? ¿Se muere de hambre? ¡Que va! Lo que no puede es tomarse una cerveza, fumar e irse a una casa de citas. Aquí sí. Apiñados en un piso apilando ladrillos tienen la vida que no pueden llevar en su país, entre otras cosas porque su religión y sociedad se lo impiden. Alguien les cuenta las maravillas del degradado occidente y por una vida así pasan por lo que haga falta. En un poblado africano llega el inmigrante enseñando los billetes, la radio del coche, las zapatillas y el ordenador y el de turno quiero eso, como sea, pero eso. Todos mis respetos para el que no se deja engatusar por las bagatelas de este nuestro llamado primer mundo. El que se queda en su pueblo, en su país, con su gente, con su familia y lucha por los suyos. La inmigración que atraemos es la que viene con los ojos como platos ante el pecado de occidente, su banalidad, frivolidad, materialismo, libertad de costumbres, dinero fácil, decadencia de valores y un sin fin de males. ¿Y qué hacen los que nos gobiernan? Abrirles de par en par las puertas para que engrosen las arcas de la seguridad social. No saben nada de economía. La política de inmigración es pan para hoy y hambre para mañana, aparte de conflicto social, delincuencia y degradación de la sociedad. Sabe que con la permisividad de la homosexualidad por parte del gobierno, estamos siendo invadidos por árabes y latinoamericanos con dicha orientación sexual, con la nocividad que entrañan para la sociedad. Ya lo dice la Bilbia; “Así que Dios los ha entregado a pasiones vergonzosas: en efecto, sus mujeres han cambiado las relaciones naturales del sexo por usos antinaturales, e igualmente los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se han abrasado en deseos de unos por otros. Hombres con hombres cometen acciones ignominiosas y reciben en su propio cuerpo el pago merecido por su extravío. Y por haber rechazado el verdadero conocimiento de Dios, Dios los ha dejado a merced de su depravada mente que los impulsa a hacer lo que no deben: están llenos de injusticia, malicia, codicia y perversidad; son envidiosos, homicidas, camorristas, mentirosos, malintencionados, chismosos, calumniadores, impíos, insolentes, soberbios, fanfarrones, inventores de mentiras, rebeldes a sus padres, inconsiderados, desleales, desamorados y despiadados. Conocen bien el decreto de Dios según el cual los que cometen tales acciones son dignos de muerte, y no sólo las hacen, sino que también aplauden a los que las hacen. Rom 1 26-2 3”. Mire, esto de la inmigración se explica con el siguiente ejemplo. Usted en su casa tiene para dar de comer a su familia. Si llega algún invitado, evidentemente podrá comer sin problema en su mesa. Donde comen cinco, comen seis. Si llegan más invitados usted tendrá problemas con la comida. Si siguen llegando más, su economía se hundirá, no tendrá para darles de comer y su sustento personal peligrará. ¿A su mesa pueden sentarse un número ilimitado de comensales? En un país tampoco. El cierre de fronteras y el control exhaustivo de la inmigración es algo muy serio. ¿Sabe usted que millones de seres humanos cruzan las fronteras sin ningún control médico? ¿Sabe la pandemia que se puede originar? El Imperio Romano abrió sus puertas y concedió la ciudadanía romana a la ligera. Desapareció.

Rubén López