Inicio | Volver

POETAS EN LA RED

SÓLO EN EL SABE ES LIBRE, Y MÁS LIBRE EL QUE MÁS SABE...

Articles

NOTICIAS & NEW

Diego Pedrosa

RUBÉN LÓPEZ SÁNCHEZ

Libro Rojo

Usted imagínese que esta mañana se levanta y alguien se acerca y le dice que Adolfo Hitler va a gobernar el mundo. Un partido único gobernará, un ejército controlará, y un pueblo unido y sólido será gobernado. La violencia será el arma contra todo elemento hostil. Si usted lee Mein Kampf, y los discursos de Adolfo Hitler, verá que salvo en lo ideológico, la excusa, es exactamente igual, pero igual, al Libro Rojo de Mao Zedong. Ya sabe, el de la Revolución Cultural. ¿En qué consiste eso de la Revolución Cultural? En prohibir leer cualquier otro libro que no sea el Libro Rojo. Usted, desconozco sus ideas, no se si le resultará simpático que un Adolfo Hitler vaya a gobernar el planeta, pero lo que le puedo asegurar, y lea por favor el Libro Rojo, es que esa barbarie está ya haciéndose con mundo entero. ¿Pero Mao no ha muerto? Desde luego. Pero China y sus ideas van a hacerse con las riendas. Se quejaban los progres de los yanquis, del vaquero amo, dueño y señor del petróleo y del mundo. Estados Unidos, país creyente, liberal y forjado sobre la libertad ha dado el mayor avance de la historia de la humanidad a la civilización. Ha conquistado el espacio, las ciencias del siglo XXI, la concepción que tenemos del mundo y salvo en su política exterior que es deleznable, no se puede sino alabar su progreso. Estados Unidos ha generado la mayor maquinaria económica jamás conocida. Ha llegado a tener un paro del 3,9%, alimentando a un país siete veces mayor que España. Los progres adoradores del Felipismo o del Régimen de Zapatero, atacan visceralmente a EEUU, no levantándose al paso de la bandera en los desfiles como signo de radical desprecio. El Felipismo y el Régimen de Zapatero han generado cinco veces más paro que Estados Unidos. ¿Oye usted a los progres? ¿Dicen algo contra el Régimen de Zapatero o contra China? Lo realmente preocupante es que un régimen, como el comunista, que ha generado cien millones de muertos y, aunque similar en el diseño, es más peligroso que el nazismo, nos va a gobernar. Va a dirigir la política internacional, la economía, ya están haciendo trampas en comercio internacional y, va a intervenir en nuestra casa y en la del vecino. Esos no creen en Dios. ¿Sabe que el Libro Rojo es el libro más vendido de la historia, después de la Biblia, con casi mil millones de ejemplares? ¿Se imagina que Mein Kampf tuviese semejante tirada? Pues esto es peor. Le doy unos fragmentos de las lindezas del Libro Rojo:

El Partido Comunista de China es el núcleo dirigente del pueblo chino. Sin este núcleo la causa del socialismo no puede triunfar.

Un partido disciplinado, pertrechado con la teoría marxista-leninista y que practica la autocrítica y se mantiene ligado a las masas populares; un ejército dirigido por tal Partido; un frente único de todas las clases revolucionarias y grupos revolucionarios dirigido por tal Partido: éstas son las tres armas principales con que hemos derrotado al enemigo.

A nosotros nos incumbe organizar al pueblo. En cuanto a los reaccionarios chinos, nos incumbe a nosotros organizar al pueblo para derribarlos. Con todo lo reaccionario ocurre igual: si no lo golpeas, no cae. Esto es como barrer el suelo: por regla general, donde no llega la escoba, el polvo no desaparece solo.

Hacer la revolución no es ofrecer un banquete, ni escribir una obra, ni pintar un cuadro o hacer un bordado; no puede ser tan elegante, tan pausada y fina, tan apacible, amable, cortés, moderada y magnánima. Una revolución es una insurrección, es un acto de violencia mediante el cual una clase derroca a otra.

Si no se había enterado todavía, siento haberlo amargado, lo que acaba de leer no es lo que se avecina, es lo que tenemos encima. Y éstos son apoyados por Irán, Pakistán, la Liga Árabe, Cuba, la Venezuela de Chávez, Rusia y el Régimen de Zapatero. Porque sepa usted que la España de Zapatero está en la liga del mal, de pleno derecho además.

No hicieron caso a Patton, no continuaron la II Guerra Mundial contra la URSS para erradicar esa plaga, y ahora la humanidad lo va a pagar caro. El tiempo nos lo enseñará.

Rubén López