Inicio | Volver

POETAS EN LA RED

SÓLO EN EL SABE ES LIBRE, Y MÁS LIBRE EL QUE MÁS SABE...

Articles

NOTICIAS & NEW

Diego Pedrosa

RUBÉN LÓPEZ SÁNCHEZ

La justicia  

La premisa primera de la que debemos partir, es la de considerar la sociedad humana como un magma de individuos libres en esencia. La libertad del hombre frente a sí mismo y frente a la sociedad, libertad individual y libertad social, hacen de aquella un núcleo libre frente a cualquier idea de normativización.

La norma surge para regular el estado de naturaleza libre frente a la desestabilización y desorden que crean todos aquellos individuos que conforman la ciudad de las tinieblas de San Agustín.

Dicha sociedad, tendente a romper la armonía del orden natural, somete a ésta a un orden normado en el que los valores naturales tengan cabida.

Es la norma, por ello, el instrumento de sustento y protección de la libertad frente al desorden. Pero sólo es un instrumento ficticio y antinatural, y por ello debe ser usada con cautela.

Sabemos que una sociedad sometida a un exceso de normas, desemboca en un desorden mayor aun al propio de una sociedad carente de ellas. Es por ello que necesitamos su uso racional para sustentar los valores de libertad, justicia e igualdad en defensa de estos y no otros valores de tipo aislado, individual, subjetivo, exclusivo y excluyente.

Y sólo en la garantía de crear una seguridad sobre la norma, creada contra la naturaleza humana, surge la posibilidad de devolver al hombre a su estado original. Estado primigenio en potencia, que no en acto, porque éste no es sino la sociedad normada sin necesidad de la norma.

Rubén López