Boris Gold

 

     “ YO LOS ACUSO”

                                                     
El viento disipa la niebla y tras ella aparece lo que fue y lo que no ha sido, dándome cuenta al final que la vida no es un producto de juegos digitados, a pesar que aquí pareciera que si...(es una constante).

Con tristeza veo como ellos, los prestidigitadores de turno siempre quieren llegar a todos lados TOMANDO ALGÚN ATAJO, yo también lo hice :pero por el camino del bien...ASÍ ME FUE, ME RECIBÍ DE PERDEDOR, en cambio a ellos,” los dueños de la verdad” no les fue del todo mal.

Algo de ese magro saldo fue el día, que abriendo este gran camino de ausencias me di   cuenta, que lo único que me habían legado los que discernían por nosotros, era simplemente:

UNA GRAN MENTIRA.
Hoy que ando por las calles cual macabra mascarita disfrazada de dolor, mezclo de nuevo el mazo y es en vano, vuelven a salir las mismas cartas, si es para no creer...¿O NO?.
Pero a veces los tropiezos nos dejan enseñanzas profundas, por lo menos no me golpearé nuevamente con el mismo leño.
Sabré después de tanto equivocarme, distinguir entre los buenos y los que no lo son, no perderé mi tiempo escuchando a esos FALSOS MESÍAS que con palabras dulces y altisonantes, me robaron tantas veces las ilusiones (cuesta mucho volver a tenerlas).
No les haré más el juego a los que en nombre de la justicia, nos convencieron que debíamos ser buenos y obedientes, mientras tanto ellos nos despojaban hasta...DE NUESTRA INOCENCIA.
¿Dónde esta el juicio certero de los”hombres sabios”?, que desde lo alto de sus altares siempre miran para otro lado, nunca para los lugares en que LA INJUSTICIA Y LA
DISCRIMINACIÓN HACEN ESTRAGOS.


Conciente de ser hoy un incrédulo nato, engañado como un niño y manoseado como el resto, veo con dolor alejarse a pasos agigantados todas las oportunidades de convertirnos en seres felices, CON DEBERES CIERTAMENTE, PERO TAMBIÉN CON DERECHOS...CREO QUE LOS MERECEMOS.
Desde lo más bajo y junto a la gran mayoría de: DESPOSEÍDOS, AMARGADOS Y ENGAÑADOS POR LOS QUE SIEMPRE TIENEN DECISIÓN DE PODER...


                         LOS ACUSO DE UN CRIMEN DE LESA HUMANIDAD:
            ¡ HAN FUSILADO A DIOS!.
   Boris Gold

 

“CARNET DE BAILE”


 
 Marco de ventana, cuadro surrealista
 una sombra esquiva que mira sin ver
 de a ratos dirige, su vista hacia el álbum
 vínculo de vida...con el viejo ayer.

 En él hay escritas ,páginas felices
 un ramo de luces que alumbran al ras
 el salón radiante, terciopelos y sedas
 un carnet de baile...y el girar del vals.

 Paseó su belleza cual ángel de ensueño
 en gastadas veredas, de la VIENA imperial
 su estela volaba y estragos causaba
 que lejos aquello...nunca volverá.

 No todo es en vano, pues la antigua dama
 a pesar de un antes y también de un después
 esquivando penas, tristes soledades
 su mente recuerda...al joven MARQUES

 Cerrando los ojos y en un mágico viaje
 se arrulla mimosa, en los brazos de él
 escucha extasiada sus dulces palabras
 que momentos lindos...los del tiempo aquél.

 Eras una reina en esos ambientes
 todo sonreía a tu alrededor,
 la joven hermosa se fue marchitando
 y el espejo ingrato...te causa dolor.

 A veces en sueños revives la dicha
 de saberte hermosa y deseada también,
 los hombres perdidos ante tu prestancia
 más el tiempo ingrato...corre como un tren.

 El final de este viaje ,tiempo de balance
 golpes más caídas y un te quiero mi amor
 solo esos instantes , que siguen vigentes
 un carnét de baile ,una lágrima...y un adiós.

              Boris Gold

 

“ESTOY DE REMATE”


“Y  con un excedente...
de modestia...”

Ven hacia mi sin temores
 hazme caso te lo digo,
y en una nube saldremos
hacia un destino ideal,
allí donde solo existe
el amor a todas horas,
y la ilusión acompaña
en un éxtasis...total.

Iremos prestos a un reino
de hadas y arcos iris,
donde el peaje se paga
con poemas para entrar,
de souvenir nos entregan
un caminito de flores,
y un decálogo que hable
de lo bello...que es amar.

Disfrutemos todo eso
pues será duro el regreso,
nos meteremos de lleno
en la triste y gran verdad,
este mundo tan realista
verdugo de muchos sueños,
cuesta mucho abrir los ojos
y ver...esta realidad.

p ero tu no te preocupes
tendrás a full quién te quiera,
y caricias milagrosas
curarán todo tu mal,
no te olvides reina mía
que este man es eficiente,
la ternura está de moda
déjate...solo llevar.

Me gradué con buenas notas
en el turno de la noche,
junto a noctámbulos sabios
que sabían esto...y más,
el profesor un bohemio
el rector un viejo poeta,
y un par de yiros de cuna
me evaluaron...al final.

Esto va de garantía
a cuenta de mis trabajos,
así que deja los miedos
y entrégate sin luchar,
si alguna de tus amigas
quiere prenderse en la cosa,
mimosas quiero que vengan
que las voy...a vacunar.

Boris Gold

  
“ UN CAFÉ
                                          TRES MEDIAS LUNAS...
                                                             Y UNA GRAN TRISTEZA”

                               
Madrugada de Buenos Aires, hora en que la noche está en el último round de su lucha con   el sol sabiendo de antemano que esta pelea la pierde por “muerte”, alguien podrá decir que este combate está arreglado y es cierto, la vida hizo que el amanecer se imponga por puntos.
Desde la vidriera de un viejo bar del centro de la ciudad y mientras mojo  la segunda media luna en un café ya tibio, me dedico a observar el desfile incesante de personajes salidos vaya uno a saber...de que galera mágica.

El primero en aparecer es un linyera con su larga y sucia barba, que ante el empuje del  nuevo día se cargó su casa al hombro y apoyado en un palo que a duras penas lo sostiene, deja su atalaya y pone en marcha lo de todos los días, el éxodo hacia ningún lado, nadie lo detiene...ni siquiera el destino.
Desde mi vidrieril escenario y como en preferencial platea, me dispongo a ver el desfile de los protagonistas de este cuadro, que dentro de poco pasará a ser inconcluso por el cambio de los actores...los que van a trabajar.

Oteando el fondo de la calzada veo venir hacia aquí, dos bellas e infartantes señoritas que hacen acelerar los latidos de mi ajetreado corazón, cuando las tengo frente a mi me doy cuenta con mucha pena que son “dos travestis”, con sus pasos ligeros y perdiéndose con destino incierto.
En ese momento me invadió un especie de desazón pensando que el apuro de los dos, sería a causa de su pronta”metamorfosis” para convertirse en dos señores, con decisión de poder en alguna empresa.

A continuación se abre la puerta y penetra al salón un individuo digno de algún sainete de los años treinta, se sienta en la mesa contigua a la mía, por consiguiente puedo hacer un análisis de él...a mi entera satisfacción.
Lleva un traje negro que conoció tiempos mejores, con cada movimiento de su cuerpo le aparecía un brillo distinto, me imagino la cantidad de planchados que tuvo que aguantar.

El susodicho era el prototipo del ”vividor de mujeres”, pero se me hacía que este se había ido en todas las materias...y que ni siquiera las pasaba yéndose a Marzo. Su cara de hambre y esas ojeras, eran la versión masculina de “la que murió en París”.

El último personaje en abandonar esta escenografía es un taconeo lejano, haciendo volar mi imaginación me parece ver a MARIÓN, la vieja milonguera que cansinamente arrastra sus pasos rumbo a su soledad...EL FRÍO CUARTITO DE SOLTERA.

Después de esta representación me levanto, bajo el telón y voy a cumplir con mi parte en esta dramática obra....¡VIVIR!.

                                                                Boris Gold  .

“ADIÓS AMOR”

Si un día cualquiera                                                  
entre tanta gente,
te sientes muy sola
y triste también,
será que te faltan
mis dulces caricias,
todo se fue yendo
igual...que aquél tren.

Me dijiste quiero,
volar otros cielos,
ver otro horizonte
y el ruido del mar,
a tu pueblo humilde
le faltaban cosas,
pero siempre había
amor...y amistad.

Yo guardo en mi alma
muy bien escondida,
la sentida poesía
que te dediqué,
en ella escribía
lo feliz que era,
llegaste a mi vida
tanto...te busqué.           

Desde mi ventana
hecha con vivencias
y lindos recuerdos
que guardo de ti,
deseo que otro
sea más dichoso,
te llevo en mis ganas
aunque...te perdí.

A veces entre brumas
veo que aparece,
tu imagen añorada
la que tanto amé,
tu cabello al viento
con sabor a lluvia,
y al ir a besarte
solo un sueño...fue.

Nada es como era
falta tu dulzura,
me quedé muy solo
para mi dolor,
dejaste una huella
tan honda y profunda,
ando por la vida

huérfano...de amor.
                       Boris Gold