Ángel Rafael Nungaray

 

ESCALAR EL VÉRTIGO 

 

 3
Crece la hoguera de las serpientes

en los delirios de los enfermos

y las dolencias son reducidas a sueños

que marginan la premura terrible de la ciudad

y se precipitan sobre pasillos lejanos

Han de quedarse quietos los instantes de la lucidez

como el sonido del sol en el vértigo de la tierra

porque prefiguran espejismos en la volición de los desamparados

Como antiguas campanas cuyo crepitar herrumbroso

no se olvida

cuyo significado atesora la humedad de las ruinas

y el efecto de la ceniza sobre la memoria

Se acerca el sueño para cubrir

los agitados sentidos de la desolación

Los pacientes se han alejado

y el horizonte con su permanencia

borra la blancura instantánea de sus pasos

La luz se limita al hilo de plata

que sostiene a un silencio plúmbeo.

 

4

La soledad es una terraza

donde crecen los vestigios invisibles de lunas futuras

y los derrocamientos de ángeles dispersos en las ruinas

de la ausencia

 

Sabrán los enfermos que en los síntomas inmóviles

la soledad hunde sus cuchillos oscuros?

Sabrán de las barricadas que ella construye

con el acero terrible de la indiferencia?

 

Estar enfermo es encontrar el centro inicial del abandono

 

Estar enfermo es defender la soledad

 

 

5
Cesa dios en el organismo

 

La blancura de esa ausencia

es paz en las raíces

fructificación de los esquemas

del abandono

 

Cesa el organismo

como un cauce saturado

como la lejanía en las entrañas

de estrellas próximas

 

Cesa lo corpóreo de la palabra

en el flujo imperceptible de Dios

 

Cesa el cauce   cesa dios

como la maduración en  la fertilidad

de los desiertos

Cunden las raíces en la transparencia

hasta donde la cima del fruto no alcanza

 

 

6
Canto del límite

del inerte signo

El signo vaciando los cantos

de la cristalina presencia

en los cercanos lindes

 

Alba limitada

en la penumbra de un dios

que escala el seno apacible

de la caída

 

Alba del canto

Dios y sus lindes

En el remanso infranqueable

está el cristal de la presencia

 

 

7
Duermo  donde el día se aleja

en la materia viva que sustenta la claridad

 

Libre desde las raíces como el signo del abismo

Soy el vértigo del agua

 

Hay rasgos que no perdonan

Sitios que la sangre calcina

Y un albergue donde madura el abandono

 

Soporto el resplandor como un síntoma de la enfermedad

He caído con el peso del perdón en el centro del aire

me sobra el refugio   es vasto el origen

 

Una rivera circunda los espejismos

 

Es transparente la noche

 

El cuerpo del despertar se aleja

 

 

8
He visto las hogueras blancas

son criaturas que surgen del agua áurea

 

Escalo el vértigo de la certidumbre

en los pasos del paisaje

he rebasado  al día el cuerpo es limitado

 

El ser se mueve con la rapidez de la calcinación

 

Desperté en los altares a las ruinas furtivas del presente

Los espejismos de la velocidad circundad la luz

 

No tengo otra certeza

que la edificada por lo divino en el eje de la memoria

Reservo la virtud del precipicio en el espíritu

 

 

9
Arden los cristales de la salud

en el horno de la misericordia

La enfermedad es una defensa del cuerpo

el abismo de la gracia

 

Cesa el dolor en la sed

como un sentido primordial de la carne

 

Los dolientes caminan en círculos

hasta  desaparecer

y regresan como sombras blancas

que ha lavado el fulgor de la Presencia

 

Es el instante en que Dios

es la carne del doliente

 

 

10
Nazco en el incendio

El ser fructifica sus esquemas

el espíritu habita en el germen de la llama

Nacer(se) fuego

El fulgor es el sentido interno de Dios

la opacidad    el sentido externo

 

Dios adolece de Dios

en su cercanía con el hombre

Dios se ciega de Dios

se ciega del hombre

se ciega del cristal que emana

 

Su ausencia se desplaza como el ave de la pavesa

en el fuego de la materia

el ser permanece alrededor de esa refulgencia

 

Cuando Dios madura en el hombre

éste cae en el incendio

En la lejanía el hombre se reconoce fuego

en su proximidad con la unidad

 

                                                                      Ángel Rafael Nungaray
                                                                       Del libro Escalar el vértigo (Inédito)

 

Nombre: Ángel Rafael Nungaray
Correos:  angelrnungaray@yahoo.com.mx

              leopoldomorven@yahoo.com.mx

Domicilio: Alejandro Arango
C.P. 44790, Guadalajara, Jalisco
Pag.     www.freewebs.com/angelrafaelnungaray

Ficha curricular

Ángel Rafael Nungaray  ( Yahualica, Jalisco, México, 1968).
Autor de los poemarios: Estaciones de la noche (Secretaría de Cultura de Jalisco, 2002), En el vacío de la luz (Editorial Tierra Adentro,2002), Morada ulterior ( Secretaría de Cultura de Jalisco/ Literalia,2004) y Plexilio (Editorial La Zonámbula, 2008). Está incluido en Poesía viva de Jalisco (2004), Muestrario de letras en Jalisco (2005), Los mejores poemas mexicanos (2006), Animales distintos. Muestrario de poetas mexicanos, españoles y argentinos nacidos en los sesenta (2008)
y El mapa poético de México (2008).
Colabora  tanto en revistas nacionales como internacionales.
Fue  becario del Conaculta en el Programa de Estímulos
a la Creación y al Desarrollo  Artístico del  Estado de Jalisco en el 2008.