Claudio Ariznabarreta



RETRATO DE UN VUELO

Aire, aire,
En mis manos, mis bronquios
mis pupilas. Mis venas,
mi sangre, mis axilas.
Sopla con el viento eterno.
¿De donde viene?
¿A quien susurra y acaricia?
¿A quien lastima? Si lastima.
. Aire necesito, porque tengo palabras
 Ni expresadas, atragantadas
Palabras, no dichas
Y que en silencio gritan!

Silenciadas por el miedo.
Que me ahogan.

Que no me dejan,
Que en aire viva

ariznabarreta

 

Esto de estar con vos...
urdimbre de alquimia y picardía,
de besos incontables, alcanfora
secreta, de secretas melodías.

Colchón, almohada, manta
Esa estatua; sabes en la que pienso.
Fundidos en metal, que bajo fuego,
se hizo arte; nos desnuda, nos trasmuta

Tengo un miedo voraz,
de que termine, Roja sangre en los ríos de la vida.
Conozco eternidades de un instante
y soledades eternamente mías

Palabras nocturnas de desvelo,
Intima ansiedad del  cielo oscuro
Relámpagos de luz que en este instante
pretenden alcanzarte hasta en tu sueño.

 

¿Quien soy al  fin y a cuenta
en tu camino?
¡Que cántaro sin voz es el destino!

 

ariznabarreta

 

La noche me llama, como siempre.
La amante perfecta me seduce.
¿Qué puedo hacer?, si no , escucharla
Y hablarle en el silencio que produce.

La noche es amiga desde siempre,
Desde antes de nacer, nací de noche.
Oculta, rara, bella, indescifrable,
¿Así  la vera el sol? de quien se esconde’

Perfume de mujer que me atropella,
Sentido por sentido, los sentidos.
Y mi imaginación es arrastrada,
a una entrada oculta del Olimpo

La madrugada viene, más no ahora.
Ahora es todo mía, mía sola,
Ahora le bajo los breteles
Y apago la computadora.

Ariznabarreta

 

Entre saetas y rayos, desnudo voy por el espacio.
Llegare hasta AZCOITIA en esta noche.
Como siempre, como tantas desvelado.

Con un oso, un gorrión y un lobo solitario
Con la pluma, mi vida y un tintero.
A besarte un corazón imaginario.

El gorrión para cantarte de mañana.
El lobo feroz , amigo , astuto para cuidarte.
El sabio oso para abrigarte en tu invierno

Voy como un etéreo vagabundo,
Con la fuerza vital  que todo anima.
De mi vida Maite, hasta  tu vida

Es mi forma mi deseo de acompañarte.
De poetas y de locos como quiero.
Voy  por ese abrazo interminable, interminable
 en el que espero.

Con amor
papa

 

Voy al buscarlas, con la sed de un peregrino.
Con el aullido del lobo en la manada.
Voy a su encuentro; como va bajando el río;
hacia el mar profundo donde encallan.

Voy al buscarlas más allá de los olvidos.
Por las cimas altas, celestes y sutiles;
Soy hombre duende pájaro zumbido;
Quijote sin caballo ni con molinos.

¡Voy a abrazarlas como un amante loco!
A rasjuneárlas y sacarles el vestido.
Voy a emprender el viaje apasionante.
Del hombre  que va rumbo hacia si mismo

.
Con inocencia infantil, o con crueldad fluyo.
Hacia, Agudas, esdrújulas, consonantes;
Mayúsculas, minúsculas, amantes,
Graves palabras si, pa ser su nido.

Para ponerle voz al caminante,
Para nombrar baldío lo baldío
Para cantar el cantar de los cantares.
Destino al fin, de mi destino.

 

ariznabarreta

 

Entre dos mundos vivo, entre dos mundos.
Dos instantes de segundos y tres puntos suspensivos.
Siete notas una clave, cuatro puntos cardinales,
Y esta ironía de ser mortales.

Entre el placer y sus zaguanes,
Llenos de flores y de azahares.
Entre el dolor y sus vagones
Que llevan a infinitas estaciones desoladas.

Entre un grano de mostaza y
Una estrella en la Vía Láctea.
No me pidas mas, hoy no me pidas
Porque vengo con el alma fragmentada.

Por eso mis versos y canciones
Tienen la alegría y la tristeza de esos vinos
De esas tardes absurdas de domingo,
Sin saber por quien doblan las campanas

 

Esto de estar con vos...
urdimbre de alquimia y picardía,
de besos incontables, alcanfora
secreta, de secretas melodías.

Colchón, almohada, manta
Esa estatua; sabes en la que pienso.
Fundidos en metal, que bajo fuego,
se hizo arte; nos desnuda, nos trasmuta

Tengo un miedo voraz,
de que termine, Roja sangre en los ríos de la vida.
Conozco eternidades de un instante
y soledades eternamente mías

Palabras nocturnas de desvelo,
Intima ansiedad del  cielo oscuro
Relámpagos de luz que en este instante
pretenden alcanzarte hasta en tu sueño.

 

¿Quien soy al  fin y a cuenta
en tu camino?
¡Que cántaro sin voz es el destino!

 

ariznabarreta

 
 
 
 

cainchil@hotmail.com