Poeta Edgardo Alarcón
edgaralar@hotmail.com

Del libro “Cantos de Tierra”

 


Canto 6
ESPEJO CONTRA ESPEJO 

 
Cada uno refugiado
en sus propios sueños,
respirando la única sombra que les pertenece,
desechos en tierra y en fuego de soledad,
lamentándose sin muerte bajo una luz que no existe,
el hombre sigue prisionero en los espejos,
sin encontrar su rostro en esta hoguera de máscaras,
resignado a los solitarios senderos del olvido.

Un eco de pájaros entre la niebla
lo aproxima a un amanecer de metáforas,
pero nadie ha vivido solamente de sueños,
y los sueños no han vencido este desconsuelo
                               de ser tierra.

Otra mujer vuelve a abrir sus piernas
a los misterios de la vida
y un nuevo sueños es arrojado a este mundo,
un sueño de barro que vive hasta ser doblegado por el tiempo:
tan leve, Dios, tan leve es el canto de los pájaros
                                   entre los árboles.                     

 

 

 

Canto 13

CANTOS DE TIERRA

 

 
                 La luz
nos busca bajo
el silencio de estos harapos muertos,
destroza las alambradas,
vuelve a nacer en espigas dobladas por el viento,
baja hasta el vientre oscuro de la tierra
y le arranca a la oscuridad de los huesos un sueño
y lo transforma en el canto de un pájaro
o en una casa de adobe con cardenales blancos.

Todos los sueños
regresan a la tierra,
se propaga en raíces,
y vuelve a renacer en las quebradas
como un canelo junto a vertientes de aguas claras,
es el viento cabalgando por su cintura de tierra,
el sonido de piedras que caen,
el rocío de su amor colgando de los helechos.

                                                 La poesía
derriba los insoportables muros del silencio,
convierte las cenizas en nuevos senderos,
dibuja otra estrella en el cielo ausente,
escarba y recoge los zapatos carcomidos por el miedo.
Devuelve el canto de los ríos a su corazón de tierra.

 

 

 

Canto 17

CANCION DE LIBERTAD

 

                      Todos
cultivamos algún sueño,
esperamos que crezca
como una espiga entre las sombras,
que se desnude en un pan tibio sobre las mesas,
en un dolor hecho cántaro de tierra,
para satisfacer la sed de un amanecer infinito,
donde el trinar de la lluvia sea el único deseo
el amplio signo de la libertad compartida,
para transformar los desolados días
en un trigal dispuesto a vencer la niebla,
desanudar esta herida de sombras,
que los pájaros regresen a nuestras manos,
y los niños desgranen sin miedo sus sonrisas al viento,
                           amiga,
                                           el amor
en una enredadera trepando por los muros,
con sus flores dispuestas a emprender vuelo,
escribir el dolor del hombre en la cintura del viento.

 

 

Canto 23

RIOS INTIMOS

 

        Un transcurrir
de ríos íntimos
abriéndose en la noche,
en una desolación que quema,
en un naufragar de sábanas interrumpidas por el dolor,
donde una caricia se deshoja antes que amanezca,
donde no es posible vivir el fuego,
el aroma a un pan abierto, a niños gritando,
a enredaderas que entran por las grietas de la casa
y traen el olor a gramíneas sin cercos, el frío,
la profunda niebla que necesitamos vencer para amarnos,
encender los leños,
tocar tus pezones de barro,
y nazca una flor roja, encendida, única,
el amor hecho semilla, espiga,
un hermoso trigal tendido en las altas montañas,
doblándose con la tibia respiración de nuestros cuerpos,
unidos en un mismo canto,
refugiados en el mismo sueño.

 

Recientemente mi obra

"Calas Negras obtuvo el 2do lugar nacional del concurso de poesía Andrés Sabella que organizó la U. Católica del Norte Antofagasta-Chile"

             Mis trabajos han obtenido varios premios a nivel nacional,  pero he trabajado y me he mantenido en silencio,  este año empezaré a publicar toda mi obra,  que espero ir compartiendo con ustedes.


             Todas las semanas escribo un artículo én Diario La Prensa de Curicó-Chile   www.Diariolaprensa.cl  en suplemento Domingo en Familia)

                                          Poeta
                                          Edgardo Alarcón


Poeta Edgardo Alarcón
edgaralar@hotmail.com