Eucariota

Dejaré aquí un soneto, a modo de homenaje a Cervantes


"Larguirucho caballero era, a fe mía,
el jinete de la Triste Figura,
con su lanza, escudo y armadura,
aunque de yelmo llevaba una bacía.

Dulcinea era la dama que él quería
y Rocinante su cabalgadura,
Sancho el escudero en su ventura
y por locura tomaban lo que hacía.

Amadís, Palmerín, Galaor o Allones,
como ellos quiso ser él caballero,
librar al mundo de las sinrazones.

Su espaldarazo se lo dio un ventero.
Eterno Caballero de los Leones.
Loco genial, hidalgo aventurero.