Hector Soto Aravena

Si sólo pudiese compartir contigo mi último respiro.
Si sólo pudiesen nuestros cuerpos desnudos volver al mar.
Por mis venas pasaría la vida........................
por mis venas mi alma no sería fugaz.)

Amor eterno, estoy triste.
Vengo de tus brazos, de tus labios,
de tu pecho sudoroso.

Cuando me dicen adiós tus ojos,
ya no hay estrellas en la noche.
Camino en soledad hacia al mar.

Para sobrevivir,
construyo un barco con mi cuerpo
y es la nostalgia quejumbrosa
la que dispersa el navegar.

En mi barco tu rostro es pasajero,
Y es tu cuerpo
el cauce por donde la luna eterna nos sigue.

Rasgados por el viento de la muerte,
la noche me devuelve tus vestidos
que han venido a marcarme el camino.

Oh mujer mía, tu voz misteriosa me acompaña,
cierro los ojos y te veo tan bella.
Las olas son profundas, se doblan en el mar,
¡ amada mía no me abandones !
El frío me consume las horas perseguidas
para sumergirme en tus besos una vez más.

Email = nosurprise@mi.terra.cl