Miguel Cano


Esas lágrimas son salvajes
de tan primarias que son
esas lágrimas es lo único que
les quedan para expresar
su desesperación,miran al
cielo,preguntan a un descono-
cido Diós, en la tierra ya no
hay compasión,no veo
relojes inútiles en sus muñecas
solo esposas.
Serán abandonados allí donde
en  las fronteras de la imaginación,
no hay demarcación,seguro
solo hay desolación.
África cuna del hombre
hijastra de la civilización, a
años luz de la luz de la razón.
Llegamos a sentir piedad del
indio y fué el negro su
sustitución,pero volvamos
al desierto están ahí, en ese
autobús sin rumbo¿Adonde viajan?
En sus ojos todos los ojos
todos los horrores, no sé
que se nos ha perdido en la
luna o en Marte, sé que llamar
a la puerta del llamado
primer mundo sería menos
rentable ,pero para todos
sería el comienzo de la
salvación.

 

Padre te seguiré llamando papá

yo ya superé la edad con la que

tú te convertiste en un retrato

en una peremne sonrisa inocente

he recordado de repente hoy

un 15 de Julio caluroso como

como aquel otro Julio que a tí te

marcó hasta la muerte.

A tí que de la formá más natural

la citaste casi solo con los toros

de la luna.

A tí, cabal obrero utlilizado por los "liberadores"

como parapeto.

Fué en tu calle, la calle donde

te hiciste hombre y te enamoraste

allí ,donde tu casi ateo comparáste

con una virgen sevillana, a mi madre

Allí tuviste tu final después de

haber escondido la pena.

Confiaste mucho en mi pobre

alma de poeta, eras así de

inocente.

Quería que contara tus venturas

y desventuras, pero en un Julio

más venturoso que el tuyo

solo me cabe una palabra.

!Gracias!

El tiempo que se nos escapa

 

Han pasado años como nubes

lentos, inasibles

se nos fueron como los

recuerdos de momentos

sin transcendencia,

sin embargo, están ahí de

nuevo, cada vez que el aire

te acaricia o un mirlo te

soprende al amanecer,

entonces recuerda otros

amaneceres sin fecha y

el tiempo se para en tu

ventana.

quisiera cumplir primaveras

Me despiertan los mirlos

esos enemigos de la soledad,

dueños de la alborada,

ya me sobran los relojes,

ya mi calle está animada,

el mundo se debate en las

ondas, la bolsa se hunde o

se levanta, y yo tengo mi

capital invertido en una y

mil esperanzas.

Marylin no era una muXeca

Fué toda un contradicción
fué hermosa por sorpresa
fué presa de su condición
de huérfana de todos presa

La mirada del hombre
nunca vió
más allá de su piel
de su somrisa de miel
un corazón herido
olvidado de Diós.

 

Sin esperarlo me hablaron

de la pena de quien murió

dejando solo la herencia

imborrable de la memoria,

los otros muertos ya tuvieron

sus lápidas y sus glorias

éstos solo el recuerdo y un

pedazo de tierra para acogerlos,

un punto adonde dirigir el

pensamiento y la mirada,

algo más sólido y más cristiano

que la nada.

junio 2007

Soy consciente de que la belleza

va siendo una aspiración cada vez

menos fundada, solo queda

el falso consuelo de que la mella

del tiempo se asome en la piel

más tersa, y los desengaños

pesen sobre las esperanzas.

Aferráos a aquello en lo que creáis,

buscad el secreto de la vida

en aquellos que viajen hacia el

arco iris, que pone punto final a

la desesperanza, no preguntad

nada a los que ya están de vuelta

de un paraiso conocido, los paraisos

dejan de serlo cuando se conocen.

Usad vuestros propios ojos para

ver lo invisible, vuestros propios

oidos para escuchar la música de

la tierra a cada hora, despertad

vuestro corazón a un dia nuevo

que nunca sabrémos si será vital

para culminar el libro enigmático

de la vida.

mcdeharo@hotmail.com