MONCHO Guimerá.

Te Quiero, Cristy

 

Tanto tiempo esperé para decir
esto que ahora te escribo yo en versos.
Quiero decirte: no puedo vivir
un instante más sin tus dulces besos. 

Imagino un mundo sin ti a mi lado:
es un desierto de piedra y arena.
Rodéame, dulce ángel alado,
oprime mis labios, niña morena. 

Cuando un beso quieras darme, amor,
raudo correré hacia donde estés,
imitando al guepardo en su carrera.

Si nuestra llama pierde su calor
tendrá mi cuerpo el olor del ciprés
y dormido me hallarás a su vera. 

Te Debo un Soneto...

 

Te he tenido a régimen, mi rosa,
y debo ya acabar con el castigo;
te escribo un sonetillo, poca cosa,
pues no alcanzo el soneto que persigo. 

 Te alcanzaré la luna por hermosa,
       déjame de tu alcoba ser postigo.
             Sé que el divino ser te hizo así: digo
              yo que esa fue su hazaña más grandiosa.

 Así quisiera ser alguna Diosa
       de las que dieron fama al alto monte
     y persiguen ahora el horizonte

 

donde brilla tu tez esplendorosa.
Tenme en tu compañía, te lo ruego,
 a ti todo mi ser humilde entrego.

 

EL GRIS

¿ Por qué siempre se dice que es tan triste
el color de las nubes al llover ?
¿ Cuándo pudiste ver ? Di, ¿ Cuándo viste
un campo sin la lluvia florecer ?

Yo opino que es el gris un color vivo,
depende de la forma en que uno mira.
¿ Acaso existiría nuestra lira
sin el gris del cerebro ( y del olivo ) ?

 

Me gusta ese color mal afamado
porque tiene un detalle interesante
que ahora mismo os voy a revelar : 

Quitad la letra G en primer lugar
y poned la inicial de un gran Cantante,
saldrá el nombre de quien yo siempre he amado.

 El Par

El ocho con el diez forman un par
que a una pareja fuerte vio nacer
y que verá de nuevo renacer
de la ceniza gris del olivar.

Hablando de nacer he de contar
que entre dos ese par se puede hacer
un seis inverso, puedo suponer
que será el mes siguiente a disfrutar.

Si le sumo a ese par una unidad
obtengo por la ley tu impar edad
y añadiendo un dual mis veintiuno.

Y si a ese par le resto una decena
tengo los tantos meses que mi nena
ha aguantado mi genio tan perruno.

 

PADERQUELLE “Las Fuentes del pader”

'Die Sonne' resplandece hoy en el cielo
y el parque se ha llenado de rubitos
con los ojos azules, angelitos
que cada dos por tres se van al suelo.

Estoy solo en un banco, me hace falta
la mano de mi linda mariposa;
"¿En qué piensas?" - Pregunta un pez que salta -
"En ella, pues no pienso en otra cosa".

Se oyen las campanas de la torre,
tocan las tres y media, yo ya cuento
las horas que me faltan para verte.

Le digo al tiempo "anda, venga, corre,
apresura la marcha de tu aliento",
y a ti te digo amor "quiero comerte".

Paderquelle, Paderborn, 3-2-02

Die Sonne = El sol

¿ Puedo hacer un soneto ?

Un blanco papel, tinta y mis dos dedos
necesito tan sólo para hacer
con giros de muñeca y con enredos
un soneto, si quiere aparecer.

Como Lope escribir sé que no puedo
pero no cedo nunca en mi querer
y así, poquito a poco, lento y quedo
ya dos cuartetos creo debe haber.

Con qué sudores voy ganando el reto
al que me incita el blanco del papel
y qué cosquillas le hago cuando aprieto
 

las afiladas plumas con su piel...
¡ Ay quien pudiera el rostro de un soneto
emborronar por mano de un pincel !

San Valentín

Al sus alas batir San Valentín
sopla un viento de rosas perfumado
y se así que mi amor se ha perpetuado
como en horno la huella del hollín.

La flecha que lanzó aquel querubín
el tiempo ventolero no ha alejado
del rumbo que siguió al pulso acertado
sino que la ha soldado ya hasta el fin.

Un año ya se acerca de la unión
de un mortal y una diosa que bajó
del Olimpo a esta tierra peligrosa,

y quiero como el árbol que nació
en la arenosa playa de un dragón
vivir eternamente, con mi esposa.

  Si Fuese Escritor . . .

Si tan sólo yo fuese un escritor
que la pluma moviese con destreza
y en las páginas blancas la belleza
plasmase, sin cesar en su labor . . .

Si tan sólo absorbiese el resplandor
de aquella roja flor que fue a Baeza
desde Soria ciudad, donde su amor
murió, y le dejó gran aspereza . . .

Si pudiera tener la ruda mano,
delicada y austera al mismo tiempo,
que escribió lo del olmo y caminante . . .

Si esa mano tuviese a lento tempo
podría todo el mundo regalarte
pintado en un papel por mi tintado.

 

Su Jardinero

Gracias a Rabí.

 

De su jardín seré su jardinero
para tener caliente en la mañana
la hierba que despunta en el sendero
que pisa su pie en hora muy temprana.

A vos no le darán mejor salero
ni el rey con su mantón de oro y grana,
ni sus pajes, ni siervos, ni el guerrero
que luce su armadura y puntos gana.

De espliego y de azafrán y de tomillo,
poleo y hierbabuena adornaré
su elevada tarima, reina mía,

y observando sus ojos con su brillo
sus caricias ansioso esperaré,
aunque puede que nunca llegue el día...

Agua nos quiere robar

la política de Aznar

 

Morirán las neblinas matinales
que surgen de la piel de este ebrio río,
y con ellas la escarcha y el rocío
que cubren los ufanos patatales.
 

De las lechosas nieves invernales
atrapadas y heladas por el frío
ya no podremos ver el albedrío
al bajar con sus nítidos raudales.

Morirán las semillas vegetales
que iban a ser plantadas en la tierra,
por el afán de algunos desalmados.

De las aguas tozudas y vitales
no gozarán, ¡ Mañico en pie de guerra ¡
Aunque eso sí, luchemos desarmados.

¿ Dónde irán los salobres arrozales
de la vera del mar, quizá a la China ?
El agua que nos cojan, medicina,
no salvará los secos naranjales.

Aquellos que la envidian, de las sales
del mar que la separen, con la criba.
Mi postura quizá sea un tanto esquiva...
También lo es el fulgor de sus caudales.

Les podríamos dar un alambique
para que aprovechasen la belleza
del mar, y no nos viésemos en líos.

¡ Te voy a proteger, Naturaleza !
Bien dijo aquel poeta, don Manrique,
y escribió: “ Nuestras vidas son los ríos...”

Te Quiero y te Requiero

Te quiero y te requiero en mi presencia,
me siento arder y estoy casi apagado,
no aguanto ni un segundo más de ausencia
de ese cuerpo tan fino y bien formado.

No estamos en la edad de la inocencia,
descubramos el don que nos ha dado
madre Naturaleza; esa urgencia,
ese auge debe ser ya sosegado.

De que soy tuyo y mía tú no hay duda;
la lava de mi cuerpo tembloroso
va en busca de tu valle incandescente.

Te imagino de espaldas, ya desnuda,
te doy un beso húmedo y goloso
y fluye mi pasión como un torrente.

De: Moncho Hotmail [moncho_gl@hotmail.com]
Enviado: lunes, 10 de junio de 2002 15:43